Mami out. Ideas para preparar un momento para vos

¿Hace cuánto tiempo que no tenés un momento con vos misma? Los hijos son una bendición pero no por ello debemos perder nuestra individualidad. Dejá la culpa de lado y reconfortate con un breve espacio con vos.


Después de leer el encabezado de esta nota, seguramente la culpa se haya alojado en la boca del estómago o en la garganta. Te da pavor pensar en vos y te genera angustia imaginar tan siquiera estar un momento lejos de tus hijos. Bastante mal te hace dejarlos cuando vas a trabajar o mientras ellos están en el jardín.


¿Cómo me voy a ir? ¿Con quién los dejo? ¿Estarán bien sin mi?  ¿Qué digo, que quiero salir sola? ¿Lo tomarán a mal? ¡Hasta acá! Dejá de hacerte preguntas y relajate.


En general las madres, sobre todo con hijos menores de tres años, piensan que no está bien pensar como individuo. Es un desafío y hay que darse el espacio. Ser madres nos cambia radicalmente la vida, nos da mucho más de lo que nos quita, así que tranquila, nadie dice que para el primer despegue te vayas un fin de semana o quince días, con dos horas es suficiente.


¡Date el gusto!

Podés planificar actividades simples que te inyecten un poco de energía y despejen tu mente del rol de mamá. No tiene que ser el plan de tu vida, simplemente te invitamos a abrir un espacio para vos misma. Aquí te dejamos algunas ideas para mimarte.


Un bar. Podés tomar un café sola o con una amiga en ese bar divino que viste desde el auto. Elegí el espacio, disfrutá de elegir la mesa que más te gusta y pedí algo que te encante.


Spa. Hay opciones de masajes que no llevan mucho tiempo. Disfrutá de la armonía de la música y de relajarte pensando en nada.


Cine. Si tenés una sala cerca podés acomodar el horario para ver una peli de 90 minutos. No te olvides del pochoclo y la gaseosa para completar el plan perfecto. Podés invitar a una amiga pero coordinar agendas muchas veces tira el plan para otro momento. ¡Coordiná con vos misma y listo!


Comida chatarra. ¿Y si almorzás en un local de comidas rápidas? Harás la cola sin mirar para abajo, no tenés que elegir el juguete de la caja, tampoco tenés que llevarte el globo y vas a poder observar qué pasa a tu alrededor.


Plaza. La opción más simple y económica. Llevate ese libro que hace mil tenés en la mesa de luz y sumergite en sus páginas. Viví la vida de los personajes de esa historia y disfrutá de la brisa en tu cara.


Sola o acompañada

¡Da igual! Lo importante es que sientas que tenés un encuentro por y para vos. Depende de tus gustos también, ya sea un momento con una amiga con buena energía o un momento en solitario, cualquiera de estas opciones te va a recargar de energía, esa energía que se retroalimenta en tu propio ser.


Todas estas posibles experiencias pueden aportarte una cuota de energía extra. Encontrarte con vos misma, darte el tiempo de reflexionar o bien el tiempo para descansar la mente, colaboran para que encuentres tu eje y te reconozcas como individuo.


Para que tus hijos estén bien es necesario que su mamá esté bien. ¡Así que no dudes y vamos por ello!